Papas Gratinadas

En esos intercambios que se dan en las tertulias con amigos, tuve la oportunidad de escuchar una vez, acerca de los recuerdos de la niñez y las cosas que nuestras madres hacían de comer, en este caso, de boca de una amiga.

 

Para mi es muy gratificante trasmitir y escuchar esas historias, porque forman parte de la memoria colectiva que hace a un grupo y refuerza la identidad del mismo y, porque por deformación profesional, trato de analizar la receta, los ingredientes y poder recrearla, dandole un toque personal.

 

En este caso se trataba de unas papas fritas que su madre preparaba con una salsa blanca.

 

Esto fue hace bastante tiempo.  Ahí quedo zumbando vaya a saber en que rincón perdido de mi vapuleado marote.

 

De coincidencias y conexiones: hace unos dias, en uno de los tantos eventos que nos toca cocinar en mi trabajo, teníamos que hacer unas “gratin potatoes” y, al hacerlo, se me activo la conexión del cuento de mi amiga y lo que me tocaba cocinar para ese evento, proyectando -para la primera oportunidad-, recrear ambas recetas.

 

Vaya pues, para mi amiga Ileana, como homenaje al recuerdo de las papas fritas de su madre, esta recreación, en la que combine las papas cortadas en forma de prisma, con una Salsa Mornay y combinadas con un lomo de cerdo con hierbas frescas y una salsa de vino rojo, reducida al 75% (a sabiendas que ni de cerca las papas van a acercarse a lo maravilloso que las cocinaba su madre).